Golpe judicial contra el PPT (otra respuesta a Ilenia Medina) Por: Leander Pérez

Golpe judicial contra el PPT (otra respuesta a Ilenia Medina)
Por: Leander Pérez, militante del PPT

Como habíamos venido advirtiendo, un reducido grupo de militantes del PPT se ha puesto de espaldas al partido y ha buscado la vía judicial para cercenar el debate interno de la organización. Un día después, el 21 de agosto de 2020, la Sala Constitucional ha concedido todo lo que le habían pedido. El documento introducido ante el Tribunal Supremo de Justicia por Ilenia Medina y otros, no sólo carece de fundamentos legales, sino que presenta una serie de contradicciones políticas. Sin embargo, la decisión de la Sala Constitucional no debe sorprendernos, pues si Ilenia se atrevió a ir hasta allí era porque ya todo estaba resuelto de antemano.

Como hasta ahora sólo se ha publicado la decisión de la sentencia y no su contenido, nos dedicaremos a revisar desde el punto de vista político el recurso interpuesto por Ilenia y su pequeño grupo de seguidores: los amigos del PSUV

 

De 18 a 11: una muestra de debilidad

Lo primero que llama la atención del documento introducido por Ilenia Medina es el número de personas que lo suscriben, sólo 11.

Uno de los principales argumentos que han venido usando los amigos del PSUV, es que la propuesta de construir una alianza junto al PCV y otras fuerzas de izquierda, carecía de consenso dentro del partido. Para probar esto, señalaban que en la última reunión de la Dirección Nacional (DN) del PPT, efectuada el 29 de julio, 18 personas (de 42 miembros) se habían opuesto.

Dieciocho se convirtió entonces en un número mágico. Por esta razón, es que William Rodríguez (dicho por el mismo en un audio), en su reunión con Jorge Rodríguez le solicitó es este último 18 puestos principales en el parlamento con sus suplentes. Dieciocho, porque pensaban que con un curul podían asegurar la decisión y unidad de ese grupo. Sin embargo, vemos que sólo 11 personas firmaron el documento de Ilenia, otros 7 se pusieron del lado de la ética y de los principios.

Esta es una clara muestra de debilidad de la señora Ilenia, que en menos de un mes (desde el 29 que se efectuó la ultima reunión de la DN, hasta el 20 que tuvo el valor de ir al TSJ), perdió más de un tercio de quienes la apoyaban.

 

¿Daño irreparable?

En su documento infame, Ilenia y los demás amigos del PSUV señalan que a través de la acción judicial buscan “evitar un daño irreparable”, pues crear otra alianza “abre fisuras en la unidad necesaria que protege a la República, de una agresión militar, del gobierno imperial de Donald Trump”.

Una de las cosas que llama la atención de las citas anteriores, es la denominación de “gobierno imperial” para referirse al gobierno de Trump. Aquí, Ilenia parece suscribir las tesis de Hardt y Negri en su libro “Imperio”, pero esto choca con su uso también recurrente de la categoría “imperialismo”. Este uso indistinto de la categoría “imperio” e “imperialismo”, hace ver que Ilenia desconoce el debate suscitado al respecto, y en el que participaron intelectuales como Néstor Kohan con su artículo El imperio de Hardt & Negri: más allá de modas, ‘ondas’ y furores y Atilio Borón con su libro Imperio e Imperialismo: una lectura crítica de Michael Hardt y Antonio Negri. Al parecer, ocurrió lo mismo cuando Medina tomó prestada la categoría de “Bloque Histórico” de Gramsci para usarla de consigna: lo hizo sin conocer a profundidad el contenido que éste le daba.

Pero vamos a hacer que entendimos lo que Ilenia quiso decir y volvamos a su argumento de “evitar un daño irreparable”. Ilenia, señala que otra alianza que no sea con el PSUV “abre fisuras en la unidad necesaria que protege a la República, de una agresión militar” estadounidense. Se trata del mismo argumento gastado que hemos respondido ya en varios artículos pero que volveremos a responder brevemente.

Respecto a la amenaza imperialista, en el artículo ¿No hay más alternativa?: Respuesta a Ilenia Medina, señalábamos que,

“En contraste con una intervención norteamericana directa, lo que seguramente seguirá aplicando el imperialismo son sanciones. Una intervención en este momento podría desatar una ola de revoluciones en América Latina, ya bastante convulsionada desde antes del inicio de la pandemia”.

A lo que agregábamos:

“¿Es que acaso Trump no enfrenta una de las crisis más agudas que se han vivido en los EE.UU., producto del racismo y del pésimo manejo de la pandemia? ¿Colombia puede invadir Venezuela en este momento en que la pandemia está causando estragos y las tensiones sociales por la crisis interna se acumulan? ¿Bolsonaro? ¿En serio? ¿Acaso no recuerdan que tanto el vicepresidente de Brasil, como su Ministro de Defensa han señalado que no están dispuestos a invadir Venezuela? ¿Y sobre el Grupo de Lima? ¿Será que ahora están más organizados y dispuestos a intervenir militarmente Venezuela? basta que cualquier militante se responda estas preguntas y saque sus propias conclusiones”.

En otro artículo, Avancemos con la fuerza de la mayoría, partíamos de la comparación entre Bush y Trump, y tomando a Marx señalamos que la historia sucede dos veces: una vez como tragedia y otra como farsa. Ilenia, trata de convencernos de que Trump todavía tiene la opción militar sobre la mesa, cuando el propio Elliot Abrams ha señalado que "Siempre es alentador ver a los noruegos permanecer activos y comprometidos (en Venezuela), y si llegamos a una negociación en los próximos meses o el próximo año, creo que es perfectamente razonable que Noruega sea clave en eso." Evidenciando que la opción que está sobre la mesa es la presión para llegar a un escenario electoral.

De igual forma, está el argumento de que la alternativa podría favorecer electoralmente a la derecha. Este intento de manipulación realmente pernicioso, fue ha sido rebatido en los artículos Sobre la Alternativa Popular Revolucionaria publicado en TatuyTv, y en un carta enviada a la Dirección Nacional y difundida por los chats del partido antes de que fuese llevado el recurso al TSJ. En el primero señalamos que

“La derecha está lejos de poder alcanzar una mayoría como la que obtuvo en 2015 (en la que salió favorecida de la ley electoral del PSUV que sobrerrepresentaba a las mayorías), por múltiples razones. En primer lugar, como resultado de la estrategia de división que el gobierno ha aplicado sobre la derecha, que ha empujado a que la fracción mayoritaria mantuviera las posiciones abstencionistas. Y en segundo lugar, porque como consecuencia de lo anterior la derecha no podrá organizar la maquinaria electoral que desplegó en 2015”.

Mientras que en la carta a la DN comentábamos que:

“En cuanto a las posibilidades de que la derecha proimperialista se haga con el parlamento, esto es imposible, y es imposible porque ese sector no participará en las elecciones. Los que, si participarán, serán los sectores minoritarios de la oposición “moderara”, a los que el gobierno además le ha otorgado garantías. Por si fuese poco, esta oposición se enfrenta a los llamados de abstención de la derecha mayoritaria y a una gran desmoralización tras más de un año intentando sacar a Maduro sin ningún éxito”.

Habiendo demostrado lo anterior, y viendo la insistencia de algunos compañeros sobre estos puntos, concluimos que “los miedos sobre el imperialismo o a la derecha maltrecha no son miedos que se tengan, sino temores que se pretenden sembrar”. Se trataba de una estrategia de manipulación.

A Ilenia, tan preocupada por un posible “daño irreparable”, habría que preguntarle si las políticas del gobierno de: privatizar empresas fundadas por Chávez o nacionalizadas durante su gobierno, de pulverizar las prestaciones sociales, las pensiones, el salario y demás derechos laborales, de desalojar campesinos o de criminalizar la protesta popular e intervenir partidos de izquierda, no son las que realmente van a causar un daño irreparable. Al parecer, el único daño que para ella es irreparable es quedarse sin su curul en la Asamblea Nacional.

 

¿Unidad del GPP u Obediencia al PSUV?

Otro de los argumentos señalados por Ilenia para justificar el acudir a la vía judicial, es que en la VI Asamblea del partido, efectuada en 2005 los militantes del PPT se habrían asumido como “militantes de la unidad”.

Para Ilenia al parecer, las mismas condiciones de 2005 siguen vigentes en 2020. Para ella, seguimos avanzando con la nacionalización de empresas y el control obrero, seguimos en la lucha contra el latifundio entregando tierras a campesinos, todavía tenemos el salario más elevado de la región y sistemas educativos y de salud que cubren a los más humildes. Parece ser que Ilenia cree que todavía estamos consolidando la democracia participativa y protagónica en cada barrio, construyendo el socialismo, mientras el Estado Burgués va desapareciendo. Y no solo lo cree ella, pues al parecer los magistrados que le entregaron la tarjeta del partido también viven en ese pasado.

Para quienes vivimos en el presente, la unidad no es una cuestión abstracta, sino que debe construirse día a día. La unidad se construye en base a coincidencias, tanto de la interpretación de la coyuntura, como del proyecto político. ¿Sabe Ilenia cuál es el proyecto político del PSUV y de los nuevos ricos? ¿O se conforma con solo ser una funcionaria más de la “unidad” que pregona Rodbexa, donde “las decisiones no se discuten”? Si es así, entonces Ilenia no solo hace un mal uso de las categorías del marxismo, sino también del diccionario, pues ha asignado a la palabra unidad el significado de obediencia.

 

Un burdo golpe cargado de contradicciones

Más que argumentos políticos, en el recurso introducido por Ilenia lo que hay son contradicciones. Veamos algunas de ellas.

La primera contradicción es señalar que la acción de Amparo se da “luego de haber agotado los mecanismos internos” del partido. Esta es una gran mentira, ya que la última instancia del partido es su Asamblea Nacional y esta instancia no se ha agotado. Es más, la posición de la propia Ilenia en la reunión de la Dirección Nacional del 12 de julio de 2020, fue la de postergar la Asamblea Nacional para después del proceso electoral del 6 de diciembre. Entonces, podemos observar que no solamente basa su demanda en una falacia, sino que además, ha saboteado el curso normal para la resolución del debate político del partido.

Esto ocurre porque, entre más hacia la base del partido se vaya, más convencidos estarán los militantes de la necesidad de construir una Alternativa Revolucionaria. Entonces, al ser derrotada su posición en la Dirección Nacional, lo que quedaba era bloquear la Asamblea e ir a la vía judicial. Esta vía, la judicial, es la constatación de su derrota política dentro de Patria Para Todos. Aquí habría que preguntarle, ¿dónde quedan el “apego a la palabra y compromiso de honestidad moral e intelectual” que están en nuestros principios y que usted ha citado en su recurso?

Otra contradicción, y quizá la más evidente, es la de señalar que “el negro” Uzcátegui ha violado el consenso en la dirección nacional y ha iniciado “una serie de operaciones para montar equipos paralelos” (numeral 5 DE LOS HECHOS); mientras que en el primero de los petitorios, solicita al tribunal “ORDENE crear una junta Ad Hoc compuesta por la Secretaria Nacional de Organización, Ilenia Medina y las Secretarias Generales de Anzoátegui y de Portuguesa , Lisseth Sabino y Beatriz Barráez, que sustituya la Dirección Nacional actual…”. En pocas palabras, anular a la Dirección Nacional en pleno y colocar en su lugar una junta de 3 personas.

Ilenia argumenta que el Secretario General Nacional, Rafael Uzcátegui, ha faltado en sus responsabilidades, pero en vez de pedir al TSJ que lo remueva de su cargo y que permita a la Dirección Nacional decidir normalmente, ¡lo que pide es que el tribunal desconozca a toda la Dirección Nacional! Lo peor de todo, es que el magistrado ponente Juan José Mendoza Jover, quien además preside la Sala Constitucional del TSJ, ¡le da la razón a esta petición! Defendiendo la democracia que Ilenia dice estar en peligro, acabando con la democracia interna del partido.

En el primer petitorio, también se encuentra el motivo real del recurso de amparo, no es la amenaza imperialista o la posibilidad de que la derecha se mantenga en el parlamento, tampoco lo son las supuestas violaciones al consenso, o el incumplimiento de responsabilidades por parte de Uzcátegui (pues si alguien ha sido irresponsable es ella), la cuestión fundamental es que “la junta esté facultada para el uso de la tarjeta electoral, el logo, los símbolos, emblemas, colores, y todo lo concerniente a la organización PPT”. La razón de ser del recurso es acabar con la Dirección Nacional en la que fueron derrotados, y asaltar el partido para así poder inscribir los candidatos del PSUV y finalmente, poder cobrar los 18+18 curules que les habían ofrecido.

Los siguientes petitorios están llenos también de contradicciones. Por un lado, Ilenia señala en los numerales 2 y 3 de los hechos que Rafael Uzcátegui “irrespeta a los secretarios generales regionales a quienes les corresponde por sus propias responsabilidades representar al PPT en las Juntas Electorales…”, y que “Remite, unilateralmente comunicaciones dirigidas al CNE, para desconocer a los secretarios regionales…”. Sin embargo, solicita al tribunal que “ORDENE al Consejo Nacional Electoral que el responsable ante ese órgano en nombre de la organización Patria Para Todos es la Secretaria Nacional de Organización, Ilenia Medina”, y que “ORDENE al CNE atender al comunicado del 17 de agosto de 2020 en cuyo texto La Secretaria de Organización Ilenia Medina envía un cuadro para actualizar a los responsables del PPT en Las Juntas Regionales respectivas de las 24 circunscripciones nacionales”.

Es decir, Ilenia se queja del supuesto desconocimiento de las facultades de los secretarios regionales actuales para inscribir, pero pide que se las quiten y se las concedan a ella. Señala que Uzcátegui “Remite, unilateralmente comunicaciones dirigidas al CNE, para desconocer a los secretarios regionales…”, pero reconoce que ella lo hizo lo mismo el 17 de agosto, y pide además que el tribunal ordene al CNE imponer a quienes ella ha designado y no a los que fueron electos por la militancia en sus respectivas asambleas regionales. Esto es el colmo de la hipocresía, pero también es el colmo de la injusticia que el Máximo Tribunal del país, en una sentencia exprés, se lo haya concedido. Quedan muy mal los magistrados que se atrevan a firmar semejante adefesio jurídico.

 

Su moral y la nuestra

La política venezolana se encuentra atravesando una crisis moral y ética. Eso lo saben todos y cada uno de los ciudadanos que ven como, políticos de origen plebeyo, devienen en nuevos ricos.

El escritor venezolano Francisco Herrera Luque, quien además es psiquiatra y un buen estudioso de la historia nacional, señala en su novela Los 4 Reyes de la baraja que:

“…en Venezuela vivir sin poder es no poder vivir, y cuando no se tiene plata (…), tan solo queda un camino: encaramarte en el carro del poderoso y coger aunque sea fallo. Quien conoce el deleite del mando, es como el tigre que como carne humana. Luego que uno ha sido ministro, queda maleado para el resto de su vida. Tan solo el poder, y nada más que el poder será su afán; y si para lograrlo hay que comer mierda, se come, aunque sea de a buchito”.

Esta cita de Herrera Luque, ayuda bastante a describir el posible estado psicológico de quienes han acudido a la vía judicial, pues con esta acción buscan encaramarse en el carro de los poderosos y coger, aunque sea fallo. Sin llegar a ser ministros, están maleados de por vida y han convertido el poder en su afán. ¿De que serán capaces para lograrlo? Bueno, sabemos que por ahora han sido capaces de vender su partido…

Nosotros en cambio, podemos decir con la conciencia tranquila que no estamos peleando por un puesto o por dinero, lo hacemos porque somos pueblo y porque estamos convencidos de que es necesario darle una salida por la izquierda a esta crisis capitalista.

 

Ilenia, la guerra no se gana en tribunales

Ya para concluir, demostraré cómo Ilenia no solamente ha sido derrotada políticamente, sino que además ha iniciado una guerra por el partido que está perdida de antemano.

Estas son las tres máximas de Napoleón: Destruir al ejercito enemigo, ocupar su capital y apoderarse del país. Ilenia, ha pretendido hacer esto a través de un juicio que: anule legalmente a la dirección nacional, le entregue los símbolos de partido y le permita reorganizarlo a su imagen y semejanza.

Lo que no entiende Ilenia es que un partido no cabe en un maletín, que es mucho más que lo que ella ha pedido. Siguiendo con el recurso de Napoleón, Ilenia tendría que destruir al ejercito enemigo, pero ya vemos que sólo en la primera lucha en la dirección nacional ella pasó de 18 a 11. Es decir, Ilenia pidió 7 de sus oficiales en menos de un mes.

La situación es mucho peor para Ilenia si evaluamos la correlación de fuerzas numéricas. Sólo en Caracas (la capital del país y su residencia), una de las principales fichas de Ilenia fue derrotada por su propia militancia. Nos referimos al ex Secretario General de Caracas, quién al no contar con el apoyo de la militancia local, fue removió en una Asamblea que fue convocada con todo detalle legal y estatutario. En Caracas, Ilenia perdió sin siquiera haber echado un tiro.

En cuanto a la máxima de ocupar la capital enemiga, podemos comparar esto con apoderarse de los símbolos de partido. Ilenia, ha logrado esto a través de tretas legales en un juicio que, como demostramos, no puede sino estar amañado ¿cómo piensa Ilenia sostener esa posición a futuro si carece de un ejército? Esto tiene que ver además con la tercera y última máxima, la de apoderarse del país. Ya vimos arriba que los principales oficiales de Ilenia son mercenarios, están con ella sólo por los 18 curules y 18 suplencias que les ha ofrecido Jorge Rodríguez, ¿será que piensa pedirle a Jorge que le envíe también militantes mercenarios?

Maquiavelo, en el capítulo VII de El Príncipe, se refiere a los principados nuevos que se adquieren con las fuerzas ajenas y la fortuna. Allí, señala que: “Semejantes príncipes no tienen más fundamentos que la voluntad o fortuna de los hombres que los exaltaron; pues bien, ambas cosas son muy variables y destituidas de estabilidad”.

Ilenia se encuentra ahora a merced de quienes le entregaron lo que ella no pudo conquistar con sus fuerzas o su inteligencia. Ahora, no es más que una rehén del PSUV. ¿No ha considerado Ilenia que William Rodríguez, mucho más débil, es mejor candidato a sátrapa del PSUV que ella? Ahora debe cuidarse hasta de su sombra, porque todos los que la rodean tienen aspiraciones de poder, y ella ya sabe de lo que son capaces.

Ilenia Medina tiene ahora mucho trabajo. Le toca estudiar un poco de marxismo para no seguir cometiendo errores al usar categorías de forma incorrecta, como la de bloque histórico, o usar indistintamente las categorías de Imperio e Imperialismo. Pero además, debería estudiar un poco de estrategia si de verdad espera dirigir una franquicia del PSUV y no quiere que otro topo, posicionándose mejor en la corte, la saque de juego.

A nosotros nos toca seguir avanzando junto a la militancia de Patria Para Todos en la construcción de la Alternativa Popular Revolucionaria. El partido es más que una tarjeta, son sus militantes y su política, eso lo tenemos nosotros.

¡Con Rafel Uzcátegui, venceremos!
¡El PPT no se vende!

Página 1 de 5

Los + Recientes en la Voz del PPT

© 2020 Todos los Derechos Reservados

Please publish modules in offcanvas position.